Entradas

¿Cómo empezar a hacer ejercicio? 4 claves para lograrlo

como hacer ejericicio

Hacer ejercicio te cambia la vida. Es algo que seguramente has escuchado y leído innumerables veces, con amigos o familiares que te recomiendan ejercitarte, correr unos kilómetros en la mañana, asistir a un gimnasio o simplemente realizar una rutina en casa. Tienes claro los beneficios, pero nadie te dice lo más importante: ¿cómo empezar a hacer ejercicio?

Luego de una vida sedentaria, empezar a hacer ejercicio no es precisamente fácil: te cansas en poco tiempo y debes acomodar tu rutina diaria. No es un hábito que sucede de la noche a la mañana, pero recuerda que realmente te puede cambiar la vida. Antes de mostrarte las claves para empezar y no rendirte en el intento, queremos presentarte unos beneficios que confirman lo importante que es levantarte y exigirle a tu cuerpo

¿Por qué empezar a hacer ejercicio?

En este link puedes encontrar una lista larga de razones, en este otro link te contamos sobre los males del sedentarismo, pero a continuación te hacemos un resumen más fácil de leer:

El ejercicio…

  • Te ayuda a mejorar tu estado de ánimo, reduciendo el estrés y la ansiedad.
  • Combate el sedentarismo, que puede llevarte a la depresión o desarrollar problemas de salud.
  • Reduce la probabilidad de tener enfermedades crónicas.
  • Mejora tus niveles de azúcar.
  • Mejora tu desempeño sexual, gracias a una mejor circulación y resistencia física.
  • Te ayuda a controlar tu peso y figura, dándote confianza.
  • Construye músculos y huesos sanos.
  • ¡Puede ser divertido y social!

Entonces, ¿cómo empezar a hacer ejercicio y alcanzar esos frutos?

Las 4 claves para empezar a hacer ejercicio

ejercicio

1. Mantenerse motivado:

La primera enseñanza, antes de pensar en tu rutina o metas, es entender que mantenerte motivado no es difícil. Como señala WebMD, la clave está en transformar el ejercicio en un momento que ansias, esperas y no quieres dejar pasar.

En resumen, la clave es divertirse. Para ello inicia tu rutina en un lugar donde puedes mezclarla con otras actividades que disfrutes. Escuchar música, la radio, ver tu programa favorito o compartir tiempo con la gente que quieres. Tu hogar es un terreno que puede reunir todas esas actividades.

También puedes juntarte con otras personas interesadas, para motivarte con ellos para continuar ejercitándote todos los días. Este es un refuerzo positivo, donde todos están pendientes de nuevos retos y formas de superarlos, así como llevar un control más cuidadoso de cómo y cuándo hacer ejercicio.

Por último, incluye papel y lápiz al proceso: anota tu peso y tus tiempos, con lo cual podrás identificar que, al paso de las semanas, tendrás resultados innegables, así el espejo aun no lo note.

2. Ponte una meta

Tu primera meta debe ser realista: no vas a bajar 20 kilos de peso en unas semanas o subir 10 kilos de músculo en un par de meses. Crea un objetivo alcanzable, donde evadas a toda costa la desmotivación de no alcanzarlo. La clave, como señala la Clínica Mayo es crear pequeños pasos y no una meta muy grande.

Ve paso a paso, kilo por kilo y así construirás un progreso notable. Cuando notes que tu condición mejora, apunta más alto, con más esfuerzo y tendrás resultados que ni siquiera imaginabas antes de empezar. Pequeñas metas llevan a grandes logros, ese es tu nuevo mantra.

También es normal que tus metas cambien, Por ello lo mejor es tener un equipo de ejercicios que sea versátil y se adapte a tus objetivos, sin importar que estos varíen. En el mercado existen productos diseñados justamente para eso.

3. Revisa tu salud

Para tener claras tus metas, debes entender tu cuerpo. En una visita rutinaria a tu médico puedes preguntar por tu estado de salud ¿pesas mucho o poco para tu estatura y edad? ¿tu masa muscular te permite empezar con peso alto? Cuando conoces tus límites puedes empezar a superarlos. Lo mejor de tener esa información es poder optimizar tu rutina y evadir una lesión, que seguramente sería razón suficiente para desmotivarte.

4. Acomoda tu horario

Si no encuentras el espacio correcto para ejercitarte, seguramente sí encontrarás una excusa para mantener tu sedentarismo. Aunque no lo creas, siempre tienes tiempo para una rutina: levantarse más temprano, dedicar unas horas en la noche o usar la hora del almuerzo, son algunas de las opciones más fáciles:

  • Hacerlo en las mañanas te da energía.
  • En las noches liberas estrés.
  • Al medio día puedes revitalizar tu rutina.

Lo importantes es hacerlo siempre a la misma hora. Así acomodas tu horario y eres consciente que hace parte de tu día a día. No hay excusas cuando es parte de tu vida.

Entonces, recuerda:

  • Conoce tu estado de salud.
  • Planea metas pequeñas pero logrables (lo grande llegará después).
  • Anota todo tu progreso.
  • Acomoda tu horario.
  • Combina actividades como ver televisión, escuchar música, etc.

Haz todo esto más fácil

wonder core smart

Estas son las mejores claves para empezar a hacer ejercicio. Todas se pueden aplicar muy fácil si haces ejercicio en casa. Por supuesto, hay algo que debes solucionar: tener un equipo que sea compacto y te permita realizar diferentes rutinas para lograr múltiples objetivos. Eso describe perfectamente el Wonder Core Smart ¿quieres saber más? ¡Da clic en el botón!